cerrar

La capacidad productiva de la industria de Bizkaia se situó en el 83% en 2016

13-feb-2017

El estudio de la capacidad productiva es imprescindible para la gestión de una empresa porque evalúa el grado de utilización de los recursos y, por tanto, permite poder llegar a optimizarlos. Si tuviese una capacidad productiva por encima de la requerida estaría incurriendo en costes adicionales y si estuviese por debajo perdería clientes.

Lo más adecuado sería que la organización tuviese una capacidad productiva flexible que le permitiera ajustarse a cambios en los volúmenes de producción.

La Encuesta de Coyuntura Industrial que elabora Cámarabilbao indica que el grado de utilización de la capacidad productiva de la industria de Bizkaia en noviembre-diciembre de 2016, aumentó en cuatro puntos con respecto al mismo período de 2015, alcanzando un 83% frente al 79% de un año antes.

Además, esta tasa ha mejorado claramente las previsiones manifestadas en el bimestre septiembre-octubre de 2016 que pronosticaban una utilización del 76%.

Por sectores, la capacidad productiva aumentó en diez puntos porcentuales en el sector de Bienes de Consumo, hasta el 81%. También creció en seis puntos en el sector de Bienes Intermedios (84%). Por el contrario, se redujo en tres puntos para el sector de Bienes de Equipo, aunque registró el mayor porcentaje de utilización (86%).

Entre las principales causas que han impedido una mayor utilización de la capacidad productiva empresarial se encuentra la debilidad de la demanda interna (76%) seguida, a una gran distancia, por de la debilidad de la demanda exterior (30%); en ambos casos se reduce la relevancia de dichas causas sobre la utilización de la capacidad productiva.

Merece especial atención el importante crecimiento en 2016 de dos dificultades expresadas por las empresas: los equipos productivos y la mano de obra especializada que prácticamente duplican su relevancia con respecto a años anteriores, donde eran una variable residual a la hora de estudiar las principales causas que impiden a las empresas incrementar su producción.

Este hecho demuestra que la industria de Bizkaia se está encontrando con dificultades técnicas y para cubrir puestos específicos necesarios con el objetivo de ampliar su producción, en consonancia con una mayor apertura al exterior y unos productos con mayor componente tecnológico. Por otra parte, los problemas derivados de la conflictividad laboral prácticamente han desaparecido.

Información relacionada