cerrar
  • Está usted en:
  • Creación de empresas

B-Venture: sembrar para recoger

“Nos hemos vuelto con la mochila muy cargada y encantados con la experiencia”, así resumía Roberto Bernabéu, promotor de Quiquilo, desde Avilés, su experiencia en B-Venture, el evento de financiación de startups celebrado en Bilbao los días 18 y 19 de octubre, organizado por El Correo, y en el que ha colaborado la Cámara de Bilbao y ESIC Business & Marketing School.

B-Venture

Una vez pasada la vorágine de encuentros, presentaciones, charlas, búsqueda de inversores e intercambio de tarjetas, toca hacer recuento de todo lo sembrado y seguir con el networking.

“España es el ‘Disneyland’ del emprendedor”

Eneko Knörr fue el encargado de abrir el Foro B-Venture y tuvo la oportunidad de conocer todos los proyectos presentados. “En general, me gustó que los pitches estaban bien preparados y el nivel en general fue bastante bueno”, valora.

Como emprendedor, de cara a la búsqueda de financiación, recomienda a las startups que “se metan mucho en el papel de ‘vendedor’” llamando a las puertas, “insistiendo, y volviendo a insistir hasta lograr ‘audiencia’ de un inversor. El que no llora, no mama”, les advierte. Y como Business Angel, como inversor, recuerda que el mayor atractivo de un proyecto es que tenga “un buen equipo, con ambición, y que sea totalmente escalable, con potencial de ser un éxito mundial”.

El empresario vasco considera que actualmente “España es el ‘Disneyland’ del emprendedor” porque “hay más dinero que nunca para startups, y todavía está llegando aún más”. Pero, advierte, “el grueso de la inversión se centra en startups con producto, tracción e incluso ingresos”.

Aunque, en el País Vasco, considera que todavía estamos “a años luz de Silicon Valley”, incluso de Madrid o Barcelona. “Y me temo, además, que en los últimos cinco años nos hemos quedado más atrás. No debemos dejarnos cegar por éxitos concretos como el de Ticketbis”, considera. En su opinión, hay “poquísimas startups vascas que realmente puedan ser un gran éxito, y la inversión es muy escasa”. Para revertir esta tendencia y subir el nivel “necesitamos potenciar varias patas del ecosistema, pero principalmente la de la inversión, tanto pública como privada”.

Santiago López, director de Formación de la Cámara de Bilbao, modera una de las charlas desarrolladas durante el B-Venture

“No hay que tener miedo”

El promotor de Quiquilo, empresa asturiana de comercio electrónico para la compra-venta de ropa infantil de segunda mano, reconoce que este foro les ha permitido “encontrar a tres o cuatro inversores que teníamos en el punto de mira” y con empresas de Euskadi con las que pueden entablar sinergias empresariales.

Tanto para Roberto Bernabéu como para su socia y pareja, Patricia Robledo, han sido días muy intensos, en los que han podido compartir experiencias con otros promotores, ver diferentes proyectos y formarse en materia de emprendimiento.

Quiquilo lleva tres años en el mercado y ya cuentan con una cartera de más de 5.000 clientes y de 10.000 familias que les han vendido su ropa en este tiempo. En B-Venture buscaban un “Bussines Angel ‘Ancla’” que se comprometa y luego atraiga a otros inversores para seguir creciendo.

El negocio reúne importantes atractivos de cara a los fondos de inversión: comercio electrónico, mercado de segunda mano y moda. A lo que se añade “la facilidad que ofrecemos para vender el armario o para comprar esa ropa” con todas las garantías y seguridad. Un modelo que está atrayendo inversores extranjeros y que “a los españoles también les podría interesar”, asegura Bernabéu. Para ello “hay que buscar a los inversores, conocerles, hacer trabajo previo… y no tener miedo a nada”, recomienda.

Abrir las puertas de la industria

Plastic Repair es una empresa pionera en el Estado en la reparación y mantenimiento de cualquier elemento fabricado en plástico mediante termosoldadura. Su promotor, Miguel Díaz, está convencido de su expansión con la inyección económica suficiente. “Tenemos mucho potencial de clientes pero nos falta gasolina”, reconoce desde su sede en Pamplona. En concreto, un millón de euros que puede llegar desde Escocia, donde “están muy interesados en la economía circular” que promueve la reutilización y reparación como modelo de consumo. B-Venture le ha permitido escuchar sabios consejos de promotores de éxito, contactar con entidades de financiación que le podrían ayudar en este plan de expansión y con personas “que nos pueden abrir las puertas al sector industrial”, su principal mercado. Díaz reconoce que los inversores están ahora más centrados en el ámbito tecnológico que en el industrial, tal y como se vio en el tipo de inversores que había en el Foro pero, recuerda, “las startups industriales también podemos suponer una reinversión” para la sociedad.

Feedback positivo

“Comparado con otros eventos, incluso de nivel internacional, B-Venture ha estado muy bien”. Carlos Ortiz es uno de los impulsores de Worktel, una aplicación móvil para alquilar espacios de trabajo y reuniones por horas, en hoteles, con disponibilidad y reservas en tiempo real. A su juicio, este Foro tiene la medida perfecta para quienes, como ellos, buscan la inyección necesaria para seguir trabajando. “En Worktel estamos buscando medio millón de euros de ampliación de capital para nuestra expansión internacional a Londres, París y Berlín”. En el Palacio Euskalduna dieron con “cinco o seis” inversores interesados y un “feedback positivo” con respecto a este proyecto.

Estos promotores, al igual que el resto de las empresas participantes en B-Venture, compartieron de forma previa, más de 30 horas de formación impartida por ICEMD, el Instituto de Economía Digital de ESIC, en la Cámara de Bilbao, y que consideraron muy importante. “En nuestro caso teníamos más formación en finanzas, pero el tema de las métricas o el pitch del último día fueron muy útiles”, reconoce Roberto Bernabéu. “En un grupo tan variado siempre hay quien sabe más de una cosa que de otra, pero es una gran oportunidad sobre todo para quien está empezando”, asegura Miguel Díaz. Carlos Ortiz cree que toda la organización “puede estar muy satisfecha” con esta primera edición de B-Venture. Ahora toca esperar para recoger los frutos.