5 claves para poner en marcha las rebajas en tu establecimiento

Julio es un mes habitual para poner en marcha las rebajas pero ¿sabes exactamente cómo deben ser unas rebajas?

rebajas

1 julio, 2021|Categorías: Comercio|

Cámarabilbao

Julio ya está aquí y con él las rebajas de verano. Es un periodo clave para el comercio, especialmente en unos años tan duros por el azote de la pandemia de la Covid-19. Miles de personas esperan estas semanas para adquirir todos esos productos que desean a un precio más competitivo y los establecimientos para atraer a más clientes.

Como comercios, las rebajas deben cumplir una serie de normas que no siempre están del todo claras. Para que no se te pase ningún detalle por alto, aquí van cinco claves para poner en marcha las rebajas en tu establecimiento:

1.- La diferencia entre rebajas, saldos, promociones y liquidaciones

Aunque sean términos similares, no significan lo mismo. Las rebajas son descuentos aplicados a productos por motivo del cambio de estación o de fin de temporada. Se aplican en general a los productos de un establecimiento.

Las promociones son mucho más concretas. No tienen un momento determinado para ponerse en marcha. Se aplican a productos determinados en un plazo cerrado y con condiciones establecidas por el comercio.

Los saldos se aplican a productos que tengan algún deterioro u obsolescencia. Se tienen que separar los productos que están de saldo del resto de la oferta del comercio. No se pueden vender estos productos bajo las condiciones habituales, por lo que se venden a un precio más económico. Se podrá reclamar sobre estos productos si presentan una tara distinta a la que el vendedor ha señalado.

Finalmente, las liquidaciones se aplican en tres supuestos muy concretos: cese total o parcial de la actividad comercial; cambio, cierre o transformación del local, o cualquier supuesto de fuerza mayor que cause un obstáculo en el normal desarrollo de la actividad comercial.

2.- Sobre los artículos rebajados

Cuando activas unas rebajas en tu establecimiento debes aplicar la rebaja sobre los productos que habitualmente se venden u ofertan en tu local. Los productos deben encontrarse en el catálogo del establecimiento, como mínimo, un mes antes de la puesta en marcha de las rebajas.

El precio debe ser inferior al que tenían antes de la venta. El etiquetado del producto tendrá que indicar el precio original y el precio rebajado.

Así mismo, los productos no podrán haber sido ofertados en una promoción en el plazo de un mes previo al inicio de las rebajas.

3.- Qué no es rebajable

No todos los productos son rebajables. De esta forma, no podrán ser puestos con precios rebajados aquellos productos que no han sido puestos a la venta con anterioridad en condiciones de precio ordinario.

Tampoco podrán ser rebajados los productos que se encuentran deteriorados, presentando alguna tara o desperfecto. Los productos adquiridos con el objetivo de ser vendidos a un precio inferior al ordinario tampoco son objeto de rebajas.

4.- Las rebajas deben comunicarse

Si bien se establece que los períodos de rebajas se aplicarán por regla general en cambios de temporada o de estación, la normativa actual permite a los establecimientos fijar dichos períodos. Por tanto, los establecimientos podrán fijar su plazo ideal en función del interés comercial de cada uno. Así mismo, la duración de las rebajas será también flexible y adaptable a cada caso.

Cuando un establecimiento va a aplicar un período de rebajas en sus productos, debe comunicar al Departamento de Comercio del Gobierno Vasco que realizará estas ventas. Dicha comunicación debe darse antes del inicio de las propias rebajas. Si dispones de más de un establecimiento, habrá que hacer una comunicación específica por cada uno de los establecimientos. La comunicación de las rebajas se realiza en el siguiente enlace.

En los establecimientos donde se apliquen las rebajas tendrá que comunicarse de forma visible en el escaparate exterior la fecha de inicio y final del período de rebajas.

5.- Etiquetado y política de devolución

Todos los productos que estén rebajados deben señalar de forma clara el precio inicial, sin rebaja, y el precio rebajado por el que se oferta. Además de esta particularidad puntual, el etiquetado debe seguir las mismas normas que durante el resto del año.

Sobre las políticas de devolución, los establecimientos deben aceptar la devolución de los productos siempre y cuando no esté deteriorado o no cumpla las condiciones de contrato. Si tu establecimiento permite la devolución bajo determinadas condiciones, y no has señalado que en período de rebajas dichas condiciones cambian, se aplicarán por igual en dentro de este plazo.

¿Tienes más dudas sobre cómo aplicar las rebajas en tu establecimiento? Consulta la normativa y legislación comercial sobre este otros temas de interés.

Artículos relacionados