cerrar

Buenas prácticas del comercio, también en Navidad

18-dic-2018

La campaña de Navidad marca, históricamente, un momento importante del consumo que el comercio puede y debe atender con criterio, con el fin de beneficiarse de estos flujos de gasto.

Por ello, la Cámara de Bilbao desea aportar unas recomendaciones que son bien conocidas por los empresarios/as, pero que conviene recordar:compras navidad

En concreto, los establecimientos deberían cuidar a los clientes fieles, “premiando” su fidelidad y, por otro lado, aprovechar la oportunidad de ir conociendo a aquéllos, aún no clientes, que visiten el punto de venta.

Así mismo, optimizar el espacio comercial para presentar adecuadamente (merchandising) el producto y el servicio añadido, si lo hubiese.

Además, colocar un escaparate atractivo y en consonancia con el espacio interior, facilitar la compra y ofrecer servicios complementarios, debidamente comunicados al comprador, así como informar claramente de la política de devoluciones del producto.

Por otra parte, caso de realizar promociones y descuentos, plantearse objetivos concretos y dirigirlas, preferentemente, a los clientes que puedan apreciarlas, en función de sus necesidades o intereses.

Utilizar la tienda física y el canal on line, indistintamente y creando sinergias, es recomendable para dirigirse al cliente/consumidor y poder atender sus demandas, e incluso anticiparse a ellas.

También, en opinión de la Cámara de Comercio, es clave buscar la diferenciación con la competencia, de una forma positiva, y asegurando que sea valorada por la clientela. Resulta casi imprescindible ofrecer experiencias gratas en la compra y soluciones a las demandas de los clientes o de los visitantes en el punto de venta.

Y, es importante observar y escuchar al cliente o visitante, de forma continua, para detectar lo que necesita, lo que valora, lo que le satisface, y lo que no le gusta de nuestro comercio. Además, propiciar que aporte sugerencias de mejora que ayuden en este sentido.

Realmente, para la Cámara, éstas son recomendaciones a tener en cuenta en el día a día de los establecimientos comerciales porque le ayudarán a ofrecer valor al consumidor y a fidelizarle. Todo ello sin olvidar que el comercio ha de ser gestionado como una empresa, que lo es, y debe asegurar una rentabilidad en su actividad.