cerrar

La biofarmacéutica Histocell apuesta por la fabricación en Euskadi con la inauguración de un centro de producción en Larrabetzu

La planta estará dedicada a la elaboración de productos sanitarios para medicina regenerativa y complementa las actividades de investigación y desarrollo que la firma ya realiza en sus instalaciones del Parque Tecnológico y Científico de Bizkaia en Derio.

Histocell La empresa biofarmacéutica vasca Histocell, perteneciente al Grupo NorayBio, ha inaugurado esta mañana en Larrabetzu su centro productivo dedicado a la elaboración de productos sanitarios para medicina regenerativa. La planta, que ha supuesto una inversión de 1,6 millones de euros y generará inicialmente 10 empleos y unos 30 en los próximos años, evidencia la apuesta de la firma por mantener tanto sus actividades de investigación como de producción en Euskadi, aspecto que han destacado en el acto de inauguración el Diputado General de Bizkaia, Unai Rementeria, la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras del Gobierno Vasco, Arantxa Tapia, y el alcalde de Larrabetzu, Iñigo Gaztelu, quienes han visitado las instalaciones junto al Director General y la Subdirectora de Histocell, Julio Font y Marta Acilu. Todos han coincidido en subrayar “el carácter innovador de una empresa que realiza el ciclo completo, desde la investigación en sus laboratorios hasta la comercialización de sus productos pasando por la producción, para lo que levanta plantas como esta. Y todo lo hace desde el País Vasco con tecnología y patentes propias desarrolladas también aquí”.

La nueva planta productiva se sumará a la sala blanca acreditada por la Agencia Española del Medicamento localizada en las instalaciones de la firma en el Parque Científico y Tecnológico de Bizkaia en Derio, en la que Histocell continuará produciendo sus medicamentos de terapia celular basados en células madre. Estos medicamentos se encuentran actualmente en fase clínica en varios hospitales españoles y se ha tratado a los primeros pacientes con resultados muy prometedores.

En Larrabetzu la producción se centrará en la línea de tratamiento de heridas de difícil curación Reoxcare y en la de productos dermocosméticos Wharton Gel Complex e Histoessence. Reoxcare, que ya se comercializa en Europa, América, Asia y Oriente a través de distintos acuerdos de distribución, cuenta con Osakidetza, el Servicio Vasco de Salud, entre sus clientes. Es un innovador apósito, único en el mercado internacional, realizado con compuestos de origen natural, que ha demostrado claramente su valor diferencial en la curación de heridas complejas donde otros tratamientos convencionales han fracasado. Histocell prevé la producción anual de 100.000 unidades de los apósitos en la nueva planta de Larrabetzu, mientras que se esperan alcanzar los 400 kilogramos al año del ingrediente cosmético Wharton Gel Complex, y hasta 200.000 viales de Histoessence. En total, la compañía estima que los productos elaborados en las nuevas instalaciones supondrán unas ventas de 6 millones de euros en 2021.

Ampliación de capital con un fondo de inversión japonés

La inauguración no es el único hito empresarial alcanzado por la empresa biofarmacéutica este año. Además, la compañía ha realizado una importante ampliación de capital en la que se ha dado entrada al fondo de inversión japonés Cell Innovation Partners, especializado en medicina regenerativa y terapia celular y cuyos principales socios son la empresa japonesa Reprocell y el banco Shinsei. Esta es la primera inversión de este fondo en una firma biofarmacéutica de todo el Estado. En esta ronda de inversión han participado también los principales socios actuales de Histocell.

Histocell ha acometido la inversión necesaria para poner en marcha su nuevo centro productivo en Larrabetzu con el apoyo de los programas 3i de apoyo integral a la innovación, internacionalización e inversión de la Diputación Foral de Bizkaia y el programa Gauzatu del Gobierno Vasco, dedicado a impulsar la creación y desarrollo de pymes de base tecnológica e innovadoras.