cerrar

El 63 por cien de las empresas de Bizkaia aplica medidas de sostenibilidad ambiental

04-dic-2018

La economía circular es una alternativa al actual modelo de producción y consumo.

Una de las principales estrategias europeas para generar crecimiento y empleo se focaliza en “una Europa que utilice eficazmente los recursos” con el fin de convertir a la UE en una economía circular basada en una sociedad de reciclado que reduzca la producción de residuos y los utilice como recursos.
Economía Circular
La economía circular es un concepto económico-social que se interrelaciona con la sostenibilidad, y cuyo objetivo es que el valor de los productos, los materiales y los recursos (agua, energía…) se mantenga durante el mayor tiempo posible y que se reduzca al mínimo la generación de residuos. Se trata de implementar una nueva economía, circular -no lineal-, basada en el principio de «cerrar el ciclo de vida» de los productos, los servicios, los residuos, los materiales, el agua y la energía.

El producto debe ser diseñado para ser deconstruido. En la economía circular los residuos de unos se convierten en recursos para otros. Finalmente, este sistema es generador de empleo local y no deslocalizable.

En este contexto, la Cámara de Comercio de Bilbao, junto al resto de Cámaras Vascas – Eusko Ganberak, ha realizado una encuesta entre las empresas de su demarcación intentando conocer la permeabilidad y puesta en práctica de este concepto en Bizkaia.

De este modo, un 58,8% de las empresas consultadas afirma conocer el significado del concepto “economía circular”, un porcentaje que se eleva hasta el 67,1% para el conjunto de la industria y la construcción, y se queda en el 54,3% para el sector de servicios.

Según los datos obtenidos por la Cámara de Bilbao, un 63% de las empresas ha aplicado durante 2017 y 2018 medidas para la sostenibilidad ambiental (por ejemplo: reducción de emisiones y contaminantes, reciclado, utilización de subproductos…). Y, aunque otro 15,7% no lo ha hecho, sí se ha planteado hacerlo. En este caso el porcentaje afirmativo es más elevado entre el grupo formado por la industria y la construcción (64,5%), pero con una escasa diferencia ya que un 62,1% de las empresas de servicios también contesta afirmativamente.

La reutilización o reciclado de residuos generados en la propia organización se considera como la acción empresarial más interesante entre las relacionadas con la sostenibilidad (64,3%); a continuación se sitúa, con un 48,1%, la inversión para la mejora de la eficiencia energética de la compañía (entre las que se encuentran las auditorías energéticas, control de consumo energético, cambio de luminarias, mejora de aislamiento, entre otras). Con un 36,6% se sitúa en tercer lugar la incorporación de prácticas energéticas para la sostenibilidad medioambiental como son la utilización de energías renovables y la concienciación de los empleados.

Como principal obstáculo que dificulta la puesta en marcha de medidas para mejorar la sostenibilidad ambiental del negocio, un 48,1% de las empresas señala la escasez de incentivos (ayudas, subvenciones, estímulos fiscales), en segundo lugar la situación coyuntural (39,8%) y en tercer puesto el aumento de los costes de producción o de prestación de servicios (32,9%).

Información relacionada