cerrar

El 59 por ciento de las Empresas Familiares de Euskadi considera que las mujeres tienen más facilidades para desarrollar su carrera profesional en estas organizaciones

03-dic-2019

Además, un 80% señala que la condición de ser miembro de la familia empresaria, aunque confiere más responsabilidades, otorga mayores oportunidades para el desarrollo profesional de las mujeres.

En definitiva, la empresa familiar se configura como un entorno más comprometido con la incorporación de la mujer a las tareas de dirección y de gobierno empresarial y familiar.

Presentación Estudio Empresa Familiar Vasca

Ésta es una de las principales conclusiones del estudio realizado por el Foro de Empresa Familiar de las Cámaras Vascas – Eusko Ganberak, junto a la Cátedra de Empresa Familiar de la UPV/EHU, con el objetivo de presentar un radiografía de las empresas familiares en Euskadi, analizar sus principales componentes demográficos, sus fortalezas y debilidades, así como los principales desafíos a los que se enfrentarán en los próximos años, dentro de una comparativa con las economías más desarrolladas de Europa.

Principales resultados

  • El tamaño de la empresa familiar de la CAPV es menor que el de la empresa familiar europea. La facturación del 75% de las empresas familiares vascas no supera los cinco millones de euros, mientras que en Europa este porcentaje es del 60%. El 40% de las empresas familiares europeas tiene más de 50 personas empleadas frente al 12% de sus homólogas de Euskadi.
  • Las empresas familiares vascas presentan una alta concentración de la propiedad, de modo que en el 91% está exclusivamente en manos de la familia. Cuentan también con un escaso número de accionistas que son en su mayoría miembros de la familia. El porcentaje de propiedad familiar en Europa es nueve puntos menos que en la CAPV.
  • La dirección general de la empresa familiar en el País vasco está ocupada mayoritariamente por un hombre que pertenece a la segunda generación de la familia, de edad madura, con estudios universitarios y amplia experiencia en el cargo. En el 24% de las empresas el liderazgo es asumido por una mujer. Este porcentaje es seis puntos mayor que en las empresas familiares europeas.
  • El 45% de las empresas familiares vascas dispone de un consejo de administración frente al 38% de la empresa familiar europea, lo que supone un gran paso en la profesionalización de la compañía. La diversidad en su composición es el siguiente desafío para aquellas empresas familiares que cuentan ya con este órgano de gobierno.
  • La concienciación de las familias empresarias de CAPV sobre la importancia de contar con acuerdos o protocolos familiares ha permitido que su nivel de implantación se sitúe a niveles europeos (el 35% cuenta con un protocolo de familia). No obstante, resulta preocupante que el 77% de las empresas familiares encuestadas no tiene intención de establecer un acuerdo consensuado para regular las relaciones entre familia, propiedad y empresa.
  • A pesar de que la sucesión es el hecho más crítico para la supervivencia de la empresa familiar, únicamente el 35% de las empresas lo ha planificado y, de aquellas que han seleccionado a la persona sucesora, en el 31% el liderazgo será asumido por una mujer, miembro de la familia empresaria.
  • Los lazos afectivos que unen a la familia con la empresa son los elementos más importantes para definir el carácter de empresa familiar vasca, con un nivel más elevado en comparación con las europeas. Estos aspectos tienen más importancia que la propia participación de la familia en el capital de la empresa.
  • Las personas que fundaron la empresa familiar han sido y son emprendedoras. Los resultados de la encuesta muestran que un componente esencial para el éxito empresarial, en un proceso de continuo de cambio como el actual, radica en una adecuada actitud hacia el riesgo, entendida ésta como la capacidad de asumir y de manejar la incertidumbre (39%); en una posición proactiva para ser pionera en el desarrollo de nuevas tecnologías, técnicas, procesos, productos o servicios (38%); así como en una actitud innovadora que cree en la investigación y desarrollo como fuente de progreso futuro (49%). Estos niveles se aproximan bastante a los de las empresas familiares europeas.
  • El 55% de las empresas familiares vascas se encuentra en este momento involucradas en procesos de digitalización y un 30% tiene previsto invertir en la transformación digital en los próximos dos años. Sin embargo, existe todavía un importante número de empresas que no consideran la digitalización del negocio entre sus prioridades. No ven la necesidad de transformarse para seguir siendo empresas competitivas en era digital.

Retos de futuro

La continuidad de las empresas familiares requiere de un adecuado equilibrio entre los objetivos empresariales y los familiares. Según reconocen las empresas encuestadas, es necesario tender puentes entre pasado, presente y futuro, entre tradición e innovación, entre familia y negocio para construir una empresa familiar sostenible en la que, además de la estrategia empresarial, se canalicen las preferencias e inquietudes de la familia en su relación con la empresa.

  • En el plano familiar los desafíos se dirigen a una mayor profesionalización de la relación familia-empresa, con canales e instrumentos adecuados que ayuden a mejorar la comunicación, a preservar el legado familiar, y a conciliar y separar los intereses empresariales y familiares.
  • En el plano empresarial sus prioridades se centran en la atracción y retención de talento, así como en abordar los procesos de digitalización, robotización y transformación tecnológica que le permitan mantener la competitividad y sostenibilidad empresarial en un entorno económico y mercado en constante evolución.

Información relacionada