cerrar

Elaboración de protocolos familiares o societarios

Muchas de las empresas de Bizkaia son de carácter familiar, es decir, que su propiedad pertenece a una o varias familias. Parece claro que en el mundo de la empresa las decisiones empresariales deben ser adoptadas con criterios profesionales, con criterios de mercado que hagan que la empresa pueda ser competitiva.

 

El componente afectivo en la toma de decisiones, puede y suele condicionar las decisiones a adoptar, optando en algunos casos por criterios en los que el aspecto personal tiene más peso que el aspecto empresarial.

El contexto en el que ha de tomarse una determinada decisión o fijarse un criterio condiciona notablemente, ya que sus consecuencias tienen incidencia inmediata. Cuando los criterios son fijados con anticipación, por no estar condicionados por la situación preexistente, habitualmente se acercan más a criterios objetivos y empresariales.

Ejemplos en este sentido son innumerables, como la incorporación de familiares a la empresa. Piénsese en la diferencia de fijar un criterio cuando los hijos son pequeños o cuando están terminando una carrera o están en desempleo. O en la diferencia de fijar un criterio de separación de bienes para los socios cuando están casados en gananciales o cuando están solteros. La diferencia en fijar unos criterios de valoración para la venta de participaciones cuando hay una intención ya firme de venta o cuando esa posibilidad aún no se plantea, etc.

Por tanto, el protocolo familiar o societario trata de aquellos aspectos con incidencia en el funcionamiento de la empresa con origen en la propiedad familiar. En muchos casos se trata de regular, fijar criterios, sobre cuestiones que sí o sí van a pasar, como es la sucesión por jubilación, la trasmisión de propiedad por fallecimiento, la gestión del ahorro de la empresa, la incorporación de familiares como trabajadores, etc.

En definitiva, el protocolo pretende sentar unas bases consensuadas por la propiedad para que ante determinadas situaciones queden fijados de antemano los criterios por los que han de regirse a falta de acuerdo. El alcance y contenido depende de cada caso, pudiendo ser tan sencillo o complejo como la propiedad quiera. Aun cuando sólo fuera posible consensuar algún aspecto, siempre será un avance.

Pero el efecto positivo que tiene la realización de un protocolo familiar o societario, no es sólo la fijación de unas reglas o criterios recogidos en un documento, sino que supone un proceso hasta llegar a ese acuerdo, proceso en el cual se tratarán cuestiones que en muchos casos preocupan pero nunca se han planteado abiertamente.

Quedará más claro el posicionamiento de la propiedad en relación con los negocios y, además, el hecho de dejar unos criterios fijados de antemano evitará futuras especulaciones sobre los aspectos ya consensuados.

A modo orientativo, relacionamos a continuación aquellos aspectos que frecuentemente se suelen abordar en el marco de un acuerdo o protocolo familiar o societario. Los dividiremos en cuatro bloques: la Gestión, el Gobierno, la Propiedad y los Aspectos Económicos.

protocolo EFEn cuanto a la Gestión, se abordan cuestiones cómo:

  • La incorporación de familiares a la empresa. Requisitos de acceso.
  • La sucesión de la dirección operativa del negocio. Designación del sucesor.
  • La retribución de familiares en su calidad de trabajadores

En cuanto al Gobierno, se abordan cuestiones cómo:

  • Requisitos de acceso al órgano de administración. Aportación de valor.
  • Reglas de funcionamiento (información a suministrar, periodicidad de las reuniones, composición y retribución de administradores).
  • Facultades y reglas para la toma de decisiones.

En cuanto a la Propiedad, se abordan cuestiones cómo:

  • Requisitos para tener la condición de socio.
  • Reglas de transmisión de la propiedad de la participación
  • Separación y exclusión de socios
  • Obligaciones de venta conjunta
  • Reglas de valoración de la participación
  • Disposiciones testamentarias y regímenes económicos

En cuanto a los Aspectos Económicos, se abordan:

  • Reglas de reparto de dividendo
  • Ayudas a familiares (prestamos, becas para estudios, etc)

En conclusión, hay que tener en cuenta que la elaboración de un protocolo o acuerdo de socios supone una mejora sustancial en las relaciones presentes y futuras de la propiedad y, sobre todo, un avance importante en la profesionalización de la empresa.

No debemos olvidar que:

  • Hay situaciones que se contemplan en el protocolo que siempre se van a presentar, las tengamos previstas o no.
  • Que es mucho más sencillo afrontar situaciones reguladas que no reguladas, el criterio estará fijado y no habrá que pensar en qué hacer en ese momento, el criterio responderá a motivaciones profesionales, y no estará condicionado por las circunstancias que concurren en ese momento
  • Que las empresas familiares compiten en el mercado con empresas no familiares, las cuales, ante similares situaciones, adoptan soluciones con criterio de mercado y, por tanto, si las familiares no hacen lo mismo penalizan su competitividad.

Cámarabilbao asesora a las empresas de Bizkaia en la elaboración de protocolos de empresas familiares, acompañándoles el todo el proceso de:

  • Identificación de necesidades
  • Negociación de acuerdos
  • Elaboración del protocolo familiar

 MÁS INFORMACIÓN: Cámarabilbao - Teléfono: 94 470 65 00 - Email: empresas@camarabilbao.com