cerrar

Alerta: productos falsos por internet

La Asociación Nacional para la Defensa de la Marca (ANDEMA) ha alertado a los consumidores sobre el aumento de venta de productos falsificados en Internet. Para ANDEMA, asociación adscrita al Consejo de Cámaras de Comercio, en el mercado virtual el consumidor está más desprotegido porque no tiene la oportunidad de comprobar qué es auténtico y qué es falso.

Internet tiene múltiples ventajas, pero para que sean equitativas se deben imponer reglas que impidan el uso no autorizado de marcas registradas en páginas webs, de fotos de productos registrados, de uso de dominios que incluyen marcas registradas, de venta de falsificaciones, o de productos que se venden como réplicas o copias.

Por ello, ANDEMA considera que los titulares de marcas y los consumidores necesitan una mayor protección. La falta de una jurisdicción en el mundo digital no puede significar la impunidad para los falsificadores. Asimismo, reclama una mayor cooperación internacional de autoridades relacionadas con los sistemas de registro de páginas webs, así como de autoridades policiales y aduaneras.

La venta de falsificaciones en Internet se produce, sobre todo, en páginas webs, que claramente se anuncian como proveedoras de producto falso y cuyos titulares las abren y cierran con gran rapidez y facilidad, dificultando la labor de investigación policial. Estas ventas conectan de forma triangular al vendedor, al proveedor y al comprador, los cuales se sitúan frecuentemente en tres países distintos. El producto le llega al consumidor directamente desde el proveedor por paquetería postal, frecuentemente desde Asia.

Otro de los canales de venta on-line de falsificaciones es el de ciertas plataformas de comercio electrónico. El carácter ilícito del producto vendido no siempre es conocido por la plataforma, pues son "market places", lugares donde un vendedor y un comprador se ponen de acuerdo en una compraventa, sin que el producto pase por la plataforma. En todo caso, la erradicación de ventas de productos falsos es responsabilidad de la plataforma de comercio electrónico.

En este sentido, desde las Cámaras de Comercio se quiere llamar la atención del consumidor sobre el impacto negativo que -como reconoce la Comisión Europea- tienen las falsificaciones para la economía, el empleo y la ciudadanía.

1. Reducen significativamente las inversiones en innovación y destruyen puestos de trabajo.
2. Atentan contra la salud y la seguridad de los consumidores.
3. Crean serios problemas económicos para las pequeñas y medianas empresas.
4. Suponen una reducción de los ingresos por impuestos debido a la caída de las ventas de productos auténticos.
5. Las falsificaciones son una de las actividades predilectas del crimen organizado.

Igualmente, ANDEMA subraya el engaño, el fraude, que constituye una falsificación para el comprador, el cual renuncia al ejercicio de los derechos que le reconoce la legislación como consumidor cuando compra productos falsos, al margen del comercio legítimo, ya sea tradicional o electrónico.